Recorridos de aprendizaje ¿Dónde, cuándo y cómo aprendemos?

El pasado miércoles   23 de noviembre tuve la suerte de poder participar en la sesión ‘El desarrollo profesional del docente de ELE’ de la asignatura ‘Nuevas tecnologías en la enseñanza de segundas lenguas‘ impartida por Esperaza San Roman, dentro del master de la USAL.  En primer lugar muchas gracias por inivitarme a participar y a compartir con vosotros, por vuestra escucha (involuntariamente😉 silenciosa y por las preguntas que recogistéis en Padlet. Esta fue la presentación que utilicé como guión.

La sesión me sirvió para reflexionar un poco sobre cómo es, al menos para mi, mi proceso de aprendizaje. Empezamos hablando del aprendizaje ‘formal’, la parte más oficial y reglada del mismo (estudios universitarios, etc…). Pero en paralelo y simultáneo y antes y, desde luego después de este aprendizaje reglado, oficial, aparece el aprendizaje continuo, el que no termina nunca, el aprendizaje a secas. Estas son, en mi opinión (basada en mi experiencia) algunas de las caracterísiticas de este aprendizaje:

Se trata de un aprendizaje continuo, afortunadamente, no se acaba nunca (lifelonglearning)

Aprendizaje fragmentado: no empieza a las 6 y termina a las 7, cuando acaba la clase/sesión de turno. No está acotado o encorsetado temporalmente. No requiere de una duración mínima. Podemos empezarlo un día, retomarlo en 3 semanas, aprender mientras hacemos otras cosas, menos interesantes (pe, podemos aprender sobre herramientas de screencasting al tiempo que tenemos la colada. Así será más llevadera esa tarea del hogar…)

Aprendizaje formal e informal. Cuanto más nos alejamos del aprendizaje formal y reglado, más tiempo ocupa el aprendizaje informal, no reglado. ¿os habéis parado a pensar la evolución del porcentaje de ambos tipos de aprendizaje en un eje temporal? En mi caso, mientras el primero cae en picado el segundo no deja de crecer. Evidentemente, no se trata de una cuestión de calidad (de que uno sea mejor que el otro, pues sin duda creo que son complementarios) es sencillamente una cuestión de tiempo y prioridades: Si mañana me matriculase en un master el tiempo y el ‘esfuerzo’ dedicado al aprendizaje informal, se reduciría notablemente. Aunque, desde luego los aprendizajes formales e informales, se complementan y enriquecen mutua y recíprocamente.

Estamos cada vez más ante un aprendizaje diversificado en cuanto a soportes, caracter multimedia e hipermedia y ubicuo. Aprendemos leyendo, asitiendo a un seminario o en un debate sobre un tema que nos interese, no exclusivamente cuando vamos a clase a aprender.¡Menos mal!

Aprendizaje cada vez más abierto y transparente (trazable) y desde luego colaborativo y social. Aprendemos cada vez más de y con otros a través de redes sociales (no exclusivamente digitales). El aprendizaje y el conocimiento compartidos, suman y multiplican. Es el ‘efecto boomerang’, cuanto más aporto a la red, más me devuelven estas.

captura-ple23n
https://magic.piktochart.com/embed/6470488-mi-ple-infographic

Estas rápidas reflexiones sobre el aprendizaje me llevaron a hablar de mi PLE (Entorno Personal de aprendizaje). Divido mi PLE en 3 partes: Buscar, archivar y compartir.

Buscar y filtar fuentes de información y conocimiento. ¿Dónde aprendo?  Instituciones formativas (universidades, etc…), mis contactos ordenados y ‘clasificados’ temáticamente (en grupos de correos y listas/hashtags de Twitter), los blogs que sigo y que tengo recogidos y clasificadso por temas en Feedly, plataformas de MOOCS, vídeos de Youtube y Vimeo, presentaciones de Slideshare y tableros temáticos en Pinterest.Sigo también algunos blogs a través de Telegram.así puedo leerlos en cualquier momento.

Archivar. ¿Cómo guardo y localizo la información? Para ello es necesario un filtrado y un etiquetado de la información. Utilizo principalmente Diigo que permite almacenar y organizar por múltiples etiquetas todo lo que encontremos en la red y acceder a ello con posterioridad utilizando las etiquetas asignadas, además permite el trabajo colaborativo y la creación de grupos. Otra herramienta que utilizo para leer es Pocket, donde etiqueto y almaceno lecturas pendientes. Existen herramientas (por ejemplo: IFTTT) para pasar automaticamente de Pocket a Diigo, por ejemplo y lo utilizo en ocasiones, para ahorrar clikcs y dejar la información fácilmente accesible más a largo plazo. Cuando se trata de material my visual, lo guardo en Pinterest, en el tablero temático correspondiente. Hasta hace unos meses utilizaba Listly, para curar contenidos pero cambiaron (a peor) las condiciones del servicio y he dejado de utilizarlo.En ocasiones utilizo también Storify para almacenar y resumir eventos en directo.

Compartir. ¿Dónde, cuándo comparto y conecto con los demas? Sin duda en las redes sociales. la primera de ellas por frecuencia y relevancia para mi es, sin duda, Twitter. Hace un par de años la profesora de la Universidad de Murcia, describía y articulaba todo su PLE en torno a su Twitter.

Personalmente lo utilizo a varios niveles: para compartir ideas, enlaces de interés. Para conectar y seguir a expertos de diversos ámbitos (utilizo muchísimo las listas para seguir y ,mantener e lcontacto y mantener de forma realmente accesible contactos relevantes organizados por temas, especializaciones y ámbitos de interés), como mensajería instantánea, para temas de trabajo que requieren de una respuesta rápida, etc. Si tuviese que quedarme con una red social, sin duda, sería esta. Otra herramienta esencial de mi PLE es el blog que utilizo para publicar y compartir trabajos y reflexiones más pausadas y que requieren de una elaboración que en la inmediatez de otras redes sociales, no siempre está presente. De los blogs me gusta además de este caracter reflexivo su perdurabilidad que nos permite utilizarlos también como repositorio de cara al futuro. Utilizo también Pinterest para compartir infografías y Slideshare para almacenar mis presentaciones. Todo este material suele acabar en algún blog y/o en Twitter directamente, dado que esta última es la que utilizo más intensamente para difundir lo que hago. La ventaja de usar este tipo de repositorios además de incrementar la visibilidad y difusión de esos contenidos, sirven de archivo para poder acceder a ellos más adelante, sin necesidad de almacenarlos ‘físicamente’ en algún disco duro, usb u otros dispositivos. Cuando se trata de contenidos o temás muy específicos, recurro tambien a Linkedin y a sus grupos especializados en los que se mueve mucho contenido interesante, donde obtienes un mayor feedback que en otras redes y que, además, generan un tráfico potente y muy segmentado. Por último, aunque puedan parecer herramientas muy ‘antiguas’ o desfasadas utilizo también grupos de correos y listas de distribución así como licencias creative commons siempre que puedo. Y junto a todas estas herramientas, cada vez tienen más peso en mi PLE algunos canales de telegram que sigo para mantenerme informado y para compartir lo que vaya publicando en este blog, pues considero que se trata de una herramienta muy cómoda para difundir y acercar contenidos.

Y tú, ¿cómo es tu recorrido de aprendizaje? ¿Cuál es tu PLE? ¿Cómo lo describirías? ¿Dónde cuándo y cómo aprendes? ¿Qué herramientas utilizas y qué usos les das? ¿Te animas a compartirlo aquí en los comentarios de este post o a través de Twitter? En cualquier caso, muchas gracias por llegar hasta aquí.

miguel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s