Educación y Voluntariado

Ayer jueves 1 de diciembre tuve la suerte de asistir, dentro de la V Conferencia Nacional Temática organizada por el OAPEE (Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos), a una de esas conferencias que además de resultar muy interesantes, te reconcilian con tu trabajo diario, te motivan para continuar y te emocinan. Todo en uno.

Tuvimos como ponente a Luis López Aranguren, Doctor en Pedagogía y Director de Programas Sociales de la Fundación Tomillo que comenczó su internvención, titulada Eduación y voluntariado  explicando y definiendo los términos ‘Exclusión’ e ‘Inclusión’.

 Por exclusión entendemos, ‘un proceso multicanal que se caracteriza por la progresiva ruptura de vínculos sociales‘, que terminarán en la soledad del individuo excluido. Inclusión es para el Doctor Luis López Aranguren un proceso natural que todos seguimos en los diferentes entornos en los que nos movemos: la familia, la escuela, el trabajo, etc…Se trata de un proceso de vinculación, de desarrollo personal.

 Insiste mucho en el concepto de fragilidad: en muchos casos estos vínculos son muy débiles y un simple cambio puede desencadenar el proceso de exclusión. Puso un ejemplo de cómo el fallecimiento de tu pareja, además de dramático, puede devenir en el inicio de estos procesos de exclusión. En estos casos de fragilidad se debe trabajar las causas de la exclusión para ‘rescatar’ y fortalecer los vínculos de estas personas.

Al hilo de esta discusión sobre cómo afrontar y vencer esa fragilidad aparecen una serie de competencias como son la honestidad, la capacidad de resolución de conflictos, el optimismo vital, etc…Estas competencias, para las que desgraciadamente no hay cursos, son precisamente las que más valora con diferencia el entorno empresarial.

Esa inexistencia de formación en esos ámbitos, plantea para Aranguren la necesidad de desarrollar dichas competencias en la escuela. De hecho, forman parte de los objetivos de la ESO y la enseñanzas de FP, pero sólo en el papel, a nivel teórico. En la práctica; sólo se examina de conocimientos a nuestros alumnos. Muchas veces, estos conocimientos son exclusivamente teóricos.

Frente a esta situación nuestro ponente plantea la necesidad de buscar la excelencia en los procesos educativos. Para ello, el profesor ha de ser un educador (no mero instructor) y convertirse en desarrollador de competencias no sólo técnicas, también emocionales y sociales.

Para la consecución de esta excelencia plantea que es necesario incidir en varios puntos:

por una parte en el diseño y de la actuación y en metodologías y, por otra, en la calidad de los recursos.

Con relación al Diseño de las actuaciones y metodologías, lanza varias ideas:

-Subraya en primer lugar la importancia de crear altas expectativas: conviene desarrollar altas expectativas para no limitar el potencial de desarrollo de los estudiantes.

– Los centros han de estar abiertos a la comunidad y al entorno.

Protagonismo compartido: el alumno debe evaluar y participar de la evaluación. Se convierte así en agente de su proceso educativo.

– La diversidad debe ser asumida como una riqueza: ‘Tener muchos y variados’ es la mayor riqueza. ‘¿Por qué las escuelas de negocio internacionales funcionan tan bien con multinacionalidades, cuantas más, mejor?’ Pregunta en un momento dado el Profesor Aranguren. Probablemente el problema no esté en la diversidad propiamente dicha, pero sí en la pobreza: no debería ser este un problema, reflexiona.

– Los alumnos no pueden ser vistos como ‘buzones abiertos’ en los que cae de todo. No son un mero depósito de conocimientos. De hecho, se aprende mucho más por interacciones que de forma unidireccional. Si las interacciones se dan entre iguales, mejor aún. El aprendizaje es, en esos casos, mucho más significativo.

– Los centros han de estar mucho más orientados a la consecución de esos objetivos citados más arriba (resolución de conflictos,inteligencia emocional, etc…). En resumen, los centros deben plantearse y orientarse hacia el aprendizaje permanente.

– En relación con el punto anterior, habría que ser muy cautelosos y reflexionar sobre el sistema de acceso.

Con relación a los recursos propios y ajenos plantea varias reflexiones:

-Por una parte recuerda que en numerosas ocasiones existen muchos recursos sociales que son ignorados por los centros,por poner algunos ejemplos: un polideportivo utilizado a deshoras, el salón de actos de un centro cultural, una biblioteca municipal, la maquinaria de una empresa cercana a la que podrían acceder los alumnos previo acuerdo entre ambas instituciones, etc…Los recursos propios son buenos pero no por ello debemos obviar los ajenos que también pueden estar disponibles.

Entre los recursos ajenos están sin duda para el profesor Aranguren, los Programas Europeos (Comenius, Grundtvig, Leonardo, Erasmus, etc…) que permiten entre otras: la valorización y renovación del trabajo propio, el contacto con nuevos colegas, las publicaciones compartida, el intercambio de experiencias, conocimientos y pareceres, la madurez, el desarrollo personal (estos dos últimos, especialmente en el caso de alumnos).

Otro recurso externo con muchísimas posibilidades es el voluntariado empleado como recurso educativo. Existen tres tipos de voluntariado:

a) Voluntariado de alumnado.

b) Voluntariado comunitario.

c) Voluntariado de empresas.

a) El voluntariado de alumnado (aprendizaje-servicio) es muy habitual en América, por ejemplo, el prestigioso Instituto Tecnológico de Monterrey , dispone de un programa de voluntariado de alumnos…

Nos explica que este tipo de voluntariado logra dos objetivos muy importantes: por una parte refuerza los aprendizajes y por otra, también mejora la vinculación social. Pone un ejemplo muy ilustrativo de unos alumnos de PCPI a los que su participación en un programa de estas características ayudó muchísimo a verse aceptados y como pertenecientes a la sociedad. Estos alumnos de PCPI, en concreto, participaron en un programa de alfabetización digital de personas adultas de un barrio determinado. La participación en dicho programa era totalmente voluntaria y se obtuvo un 60% de inscritos el primer año. Este programa consistía básicamente en ayudar a los adultos en su alfabetización digital.

El logro de estos programas, como decíamos, es múltiple: por una parte se logra que los alumnos apliquen en un contexto práctico, real, los conocimientos teóricos que van adquiriendo en sus clases normales. Los conocimientos aplicados refuerzan los aprendizajes. Por otra parte, estos alumnos al vincularse de alguna forma con el entorno (las personas mayores del barrio que reciben de ellos estudiantes su formación digital) , la sociedad, inician un proceso de inserción: es muy complejo formar a alguien si no está en un proceso de inserción. Las personas en un proceso de exclusión, son muy poco permeable al aprendizaje. Contaba el profesor Aranguren que los alumnos que se implicaban en estos procesos, volvían con nuevos proyectos personales, lo cual es imposible cuando estaban en situación de exclusión. El empoderamiento de estos alumnos es posible gracias a que se da un agradecimiento y un reconocimiento de la sociedad hacia ellos.

b) Voluntariado comunitario plantea la posibilidad de integrar en la escuela voluntarios externos que pueden aportar sus experiencias, su formación sus trayectorias vitales, etc…todo esto puede ser aprovechado e integrado en la escuela. De esta forma, se interactúa más en sociedad,por ejemplo, incorporando a los padres de nuestros alumnos . Todo ello contribuyen a un notable enriquecimiento de los itinerarios vitales individuales que suelen resultar, por norma general, mucho más pobres.

c) Voluntariado de Empresas: muchas veces está relacionado con la RSC de las empresas. Conviene, señala nuestro ponente, que no nos limitemos a contar con la financiación de las empresas: es mucho más interesante buscar alianzas con el mundo empresarial. Podemos encontrar elementos que permitan que escuela y empresa se encuentren gracias a estos programas de voluntariado. La empresa busca otros objetivos, más allá de la promoción indirecta que cauqleuri programa de RSC puede conseguir con el mero patrocinio / financiación de actividades. Por ejemplo, una empresa puede lograr desarrollar en sus trabajadores cierto ‘orgullo’ de pertenencia a la empresa por dichos programas. Muchas veces los empleados obtienen grandes dosis de satisfacción personal al convertirse en profesores por unos días. Estos beneficios van mucho más allá del sistema de pro bonos. Los alumnos por su parte obtienen un valor añadido en su formación, L. Aranguren comentaba en su presentación ejemplos de empresas como el hotel Ritz o el despacho de abogados Uria . En este tipo de voluntariado de empresa, el enriquecimiento es recíproco.

Finalmente, el Doctor L. Aranguren señala que los ‘Centros inteligentes‘ son aquellos que incorporan todas estas posibilidades que les brinda su entorno más o menos próximo.

Nota aclaratoria: No quiero cerrar este post sin señalar que es el resultado de las anotaciones tomadas durante la ponencia de D. Luis Aranguren: todos los posibles errores o inexactitudes en caso de haberlas, son responsabilidad exclusivamente mías y de mi mala memoria. Ruego me comuniquéis cualquier indicio en este sentido. Los comentarios, del tipo que sean, también son bienvenidos. La interacción enriquece, como dijo ayer Aranguren.

2 Respuestas a “Educación y Voluntariado

  1. Muchas gracias Miguel,porque de esta manera podemos enterarnos de lo que se dice por estos mundos aunque no hayamos asistido a la conferencia. Un resumen interesante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s